11.6.18

líneas · a dentelladas

yo 
14 JUNIO, 2017
(uab, a solas, a la sombra, respirando aire caliente)

'ahora que se ha agotado
casi cada cosa que derramé;
la paciencia, el cariño, la sonrisa infantil
que de tan leve parece disuelta
en la obstinada fruición del gesto.

ahora que la nieve se derrite, mansa,
                                              en las nuevas hojas verdes
y el frío no quema ni daña al silencioso invierno,
ahora debo entender la pasión por la tragedia,
debo reconocer los círculos eternos
y sus recorridos infinitos.
la entrega a la representación
de una ansiedad intransferible...
y aunque ya no tenga el poder de angustiarme,
una tristeza, levísima, como la brisa
                                                   que se escapa
de la atestada noche veraniega
me devuelve la intuición fiel
y me entumece dentro del tiempo
(parábola falsa, instinto necesario
de movimiento)

ahora tan solo, puedo abandonar la emoción
(que en realidad me abandonó a mí)
y ser testigo de los cálculos crueles
que me convierten en una variable.'


·


31 ENERO, 2018
(noche, vagón de metro, marina, 
escrito apasionadamente en el reverso de un documento importante)

'llámame
llámame por tu nombre
llama a la luna llena
que en el cielo enciende la arena helada,
dile que le llueva al océano
y queme millones de luces
en el regazos del mar,
que hechice la playa.

llámame, oh, porque hoy
hoy querría hacer el amor
y querría atraparme
contigo
en la brecha que se abrió,
en la dulzura de esta magia
que ha nublado la realidad
besando los límites
de la persona que tan solo soy
conmigo  .
la humanidad, el espejo, la carne

llámame,
porque hoy sueño con verter la copa de vino
y empapar la piel de tinto
para que me bebas
llámame/ soy toda tu agua
soy todo tu sueño
soy todo lo que te promete
el silencio del bosque...
                                                te espero.'


·


13 MAYO, 2018

víspera, madrugada y la llegada pesada 
del canto de los solos pájaros vespertinos

marché en la noche
y ocupada en el frenético tren
con la gestualidad alcoholizada
perdí, agradable, el pesar
de las horas sin objetivo
construidas en horizontal.

llegué en la noche
ahogada en sudor y un arrepentimiento
que me visitaba de lejos, irreconocible,
plagada de incomodidad,
pensando aún la risa del vaso vacío
con las pestañas agitándose anhelantes,
la boca llena de promesas moribundas
(no me espera, amor, en ninguna parte)
las horas, sin prisa, me fueron desconsolando
y en la habitación quedó mi sueño
huérfano de inconsciencia,
desamparado
interrumpido por histriónicas luces invisibles
que castigaban los párpados con ahínco cerrados.
decidida, pretendí estar dormida.
(siempre olvido
que no puedo engañarme a mí misma)

la madrugada me quería
desterrada
en las ventosas cumbres de la desolación,
los vidrios bailaban con desespero,
un pánico sin precedentes
rechinaba sus moldes .. . .
fuera se esforzaba la lluvia
en existir única en el mundo.
el silencio, amenazador, aislaba el tiempo,
la lluvia insistía en desintegrarse en cemento
contaba ya con el insomnio
(una puerta, a caso, vuelve
con violencia, a cerrarse,
ultrajando la azulada quietud)

y ya en la desmayada mañana cruel,
me abandonó la agradable oscuridad...
en las calles no quedaba ya
ninguna huella del diluvio
sellando así la irrealidad
de una madrugada imposible
y, a través de la débil luz
del lejano eco hueco
de los cristales imperturbables,
llegó el solo canto
de los pájaros vespertinos
(no llegará, jamás, el día que tanto anhelo)

·

10 JUNIO, 2018
(debí marchar sola a casa, me duelen los nudillos de agredir paredes.
recordar ser primero buena conmigo misma)

porque no mastico antes de tragar
entrenado paladar
capaz de saborear la decepción
antes que ésta
pueda siquiera
acercarse a la boca.
inconsciente gula
(tanta falta, cuánta falta)
forzándome al atracón
de medias tintas
y parloteos agridulces
¿cómo puedo culpar
a la garganta
y su desesperada necesidad
por desconocer aquello que engulle
cuando, igual que ella,
sé perfectamente lo que me llevo a la boca
y es mi misma mano
la que trae  la fatal desesperanza
al estómago vacío?