20.5.12

(...)

yo 
un gato furtivo
que se escurre (sinuoso)
entre las temblorosas sombras
de la noche.

la voz lejana
de la humanidad pestilente
difuminándose en la nada
que el silencio crea.

las sombras naranjas
que las estériles farolas proyectan
iluminando el arcén cansado,
harto de ser pisado.

yo, en medio de todo,
con mi simple y dichosa humanidad,
pequeña, pequeña y sola,
me pregunto porque vivo
mientras mi mirada cae de nuevo
presa de una tristeza inexplicable.

me convierto en luz, en noche, en sonido,
mi alma quisiera abandonar la horrible prisión
en la que se ve obligada a morar.
siento que no pertenezco, que seria incapaz
de vivir en un sitio en el que tuviera que tocar
con los pies en la tierra.

mi alma quiere huir
se precipita ( desesperada ) en forma
de suspiro violento,
y mientras el tiempo pasa
(inescrutable, eterno)
pienso… que ya no creo en nada.