6.8.12

gata callejera

yo 
Monique se lleva el pitillo a los labios con gesto ausente, como si no existiera ni el humo recorriendo con ansia su tráquea ni sus dedos de uñas rojo sangre temblando blancos como cadáveres delante de su nariz. Fuma, absorbe el petróleo con rabia, dejando ir, así, toda su frustración en una calada. Inspirar oscuridad, expirar oscuridad. Siente el quejido ronco de los pulmones perderse en el camino a la boca. Fuma sentada en la acera sucia, su corto pelo negro como una noche cerrada haciéndole cosquillas en el cuello. Apoya mecánicamente el brazo en las rodillas flexionadas, perfecta modelo de una foto jamás hecha.

Hace frío. Ella no lo siente.

Sus ojos, almendrados e infantiles, brillan tenuemente bajo la estéril luz de las farolas, reflejando una tristeza adulta y lánguida, una profunda y sangrante. Silenciosa. Conocida. Monique arroja la ceniza al aire con un toque seco y observa las pequeñas partículas viajar por el aire hasta dar con el suelo oscuro, en el que ya no consigue distinguirlas.

Esta noche la luna esta llena, llena a rebosar. Ella no la mira.

Un vestido blanco hecho jirones descansa a su lado, los pedazos elevándose con suavidad cuando la brisa nocturna los agita. Blanco cadáver, víctima de una brutalidad inusitada para una prenda tan virgen, culpable de un crimen no cometido. Monique parece no verlo, como si ya no tuviera importancia, como si su alma estuviera en el mismo estado que el vestido. Destrozada, huérfana. Ella sigue con la mirada perdida, con esos ojos que no miran a ningun sitio, como si estuviera en otra realidad que nadie pudiera advertir.

El reloj toca. Las cuatro campanadas inundan la medianoche. Ella no las oye.

Da la última calada y Monique siente como el alma trepa feroz por la garganta, presa de un terrible horror que ya no es capaz de soportar. Monique nota como se le escapa el alma, como se desliza cuidadosamente entre los labios, como echando una ojeada.. Y ya no tiene fuerzas para detenerla. Ya no.

(Albanie, quien inspira este fragmento. Para ver más fotos su Flickr )

2 comentarios:

  1. Es mi tristeza retratada en arte.
    Muchas gracias por ésto bonita, servir a alguien de inspiración es grande, es muy muy grande.
    Mil y dos mil besos :)

    ResponderEliminar