13.1.13

Creando imposibles.

yo 

Vivo imaginando como serán tus ojos, creando universos, pensamientos dulces, que calmen éste vacío áspero, agridulce. Cuan lejos queda el mar, las gaviotas, como símbolos de algo que se va, que se va y no vuelve, que nunca ha estado. Mirar al horizonte, siempre más allá, nunca conforme con nada. Desear, desear y ver evaporarse la llama, morir el día, caminar, pie tras otro en infinita marcha hacia ningún parte. Quisiera encontrar otra mente enferma, otro corazón ardiente, descontrolado, otro igual que le gustase perderse en la impulsividad de un momento, que corriera riesgos, que siempre mutara, corriera, que huyera y deseara, como yo, que tuviese el alma hecha pedazos, el corazón plagado de heridas y aún así le carcomiera esa estúpida voluntad de querer ir más allá, de imaginar y no quedarse quieto. De vivir lo más intensamente que se pueda.
Querría ahogarme en tus ojos, invisible ser, placentera muerte, dique hundido.
Querría poder conocerte, aunque no me pudieras pertenecer, aunque no existiera ninguna preposición que nos uniera en una sola palabra.
Porque entonces me sentiría menos sola
Y más comprendida.

(alma sobre alma se anularía la soledad)

2 comentarios:

  1. Sólo conocer, el tener la oportunidad. Nunca se sabe que puede pasar después.

    ResponderEliminar
  2. Corazones juntos que vuelen lejos; almas unidas que venzan a esa soledad.
    Creo que este rincón me gusta demasiado.
    Me pasaré más a menudo.
    Una piruleta de esas que te dejan pegajosas hasta las pestañas,
    S.

    ResponderEliminar