19.4.13

Carpe iuventutem

yo 
Se mustiaron las flores que,
hasta entonces, se enredaban,
mimosas, en su sinuoso cabello
azabache.

Huyó la sangre de sus mejillas
y todas las venas
parecieron secarse
(evaporada la sangre
del frágil cuerpo)

Perdieron los ojos
su brillo adolescente,
la realidad, temible,
hizo opacos los sueños
de sus pupilas

La suave piel se dejó hundir
y se formaron graves brechas
en la epidermis;
brechas que hablaban de dolores,
de penas, de cosas vividas
demasiado intensamente.

Y es que la vida,
en su esencia
(tiempo más tiempo)
ha de deformar en algo
a aquello mortal
(y, a veces, hasta aquello
que no tiene forma,
aquello que no se materializa
aquello inmortal e ínfimo)
El alma.

(inspirado por la lectura de 'El retrato de Dorian Gray')

1 comentario:

  1. ¿Por qué no actualizaaaas? ;___;
    Aprovecho que has aparecido por blogger para quejarme un poco de que se te echa de menos, y para comentarte que "El retrato de Dorian Gray" es uno de mis libros favoritos (aunque la película nueva es más bien... especial). E igual de favorito es este texto :)
    Un beso enormísimo
    PD. He leído lo que te estaba diciendo es@ gilipollas en el Ask. Imagino que ya lo sabes, pero solo es un/a amargad@ tocanarices, así que no le hagas ni caso ^^

    ResponderEliminar