30.7.13

estallido

yo 
Se expanden todas las ganas, abarcando lugares de existencia no conocida. Parezco estar rodeada siempre de terribles y afilados precipicios, cada vez más angostos y profundos. Pero ya no importa. Ya no me da miedo lanzarme al vacío. 
Por tanto, que se expandan las ganas, si es lo que quieren, que dejen su rastro sangriento, quiero sentir como revientan todas ellas de una vez en un único estallido vertiginoso. Morir sintiéndolo todo, tan solo unos segundos, pero unos segundos completos, divinos, irrepetibles.
Se expanden y también se multiplican los sueños (querría pensar que soy yo misma la que hace magia) los sueños que siempre temblaron, invisibles, con miedo a hacerse notar por si alguna melancolía pasajera intentaba darles muerte.
Hoy.
Será hoy cuando suceda.
Y a partir de ahora, todos los días serán un grito. Como lo es el mar. 
Hoy para siempre, hoy inacabable.
Gritos y lágrimas, y temblores, y risas imparables, eso no importa, no importa porqué enloquezca el pulso o se disipe la pena, lo importante es que se clave y sangre hasta que no pueda sentirlo más intensamente.
Lo importante siempre ha sido eso.
Morir por éxtasis.
Ahogarse de intensidad.
Tomártelo todo a broma, porque sino
(sino)
es imposible
sobrevivir.

1 comentario:

  1. "morir por éxtasis", me has dejado sin palabras (como siempre).

    ResponderEliminar