20.10.13

(sickness)

yo 
19:03
en las pestañas se balancean los demonios, estirando la frágil carne del párpado arrugado, transparente, con serpientes azules cruzando su débil extensión. la luz de algún faro interno le hace brillar la mirada intermitentemente. lo suficiente para contentar lo ajeno. mate submarino. los peces le comen las ganas. algunos días el musgo le florece en las venas y las raíces se fortalecen en la caja torácica, retorciéndose alrededor del palpitante músculo. sal en las venas. cabellos lacios. marea baja. carne, deshazte, convierte en onda, en azul. nadie ha conseguido nunca bucear hasta las profundidades. allí no hay luz. no hay. oxígeno. ¿oyes el agua, el estruendo, sientes la fuerza arrojándote, devolviéndote? es un naufragio continuo. ella nunca quiso ser. no quiso convertirse en. ella solo quería el mar. silencio. quería morir de un único vértigo. que una sobredosis de vehemencia la hiciera estallar.

21.19
 (las paradas de metro se suceden con parsimonia. ruidos de niños, jóvenes con mochilas, bicicletas, gorros, caras cansadas, decepcionadas atraviesan el anden indiferentes. señoras de caras caídas leen libros gruesos de tapas duras. una chica con maquillaje negro está de pie con uno de bolsillo, de lomo arrugado. le gritan las facciones. estruendos internos. próxima parada... más luz fluorescente. el cristal refleja la oscuridad del túnel. breve deja vú. sudor. dos hombres se miran y luchan por el asiento vacío. breve oda al odio humano. próxima parada....se vacía todo de golpe. escaleras. es una broma, siempre sudando, subiendo. ¿a dónde? una rambla. gente subiendo, gente bajando. ahora la sal llega a azotarte el rostro. principios de frío titilándote en el alma. ciudad que penetra bien al fondo. ahora está tan dentro suyo que eres una de sus calles. arena. ahora. por fin. mar)

02.30
hasta el mar me ha abandonado, no ruge, no araña. me siento en la arena fría y no logro encogerme, porque el mar no le ruge en los oídos, la oscuridad no se me traga, el frío no me atraviesa. no. una pesadilla nace en lo profundo del alma y se expande por todo el ser. el terror se expande como el veneno. un cigarrillo a los labios. el humo hace que la luna se ondule unos segundos. el humo huye. ojalá pudiera yo. ojalá.
no hay paz para mí
ni siquiera aquí
se escuchan risas, conversaciones en otros idiomas, tacones, zapatillas, subiendo y bajando el paseo. extraños se acercan y hablan y toda la realidad como una bofetada se asienta en la piel. moratones de colores, ojos cansados, párpados que pesan toneladas. yo solo quería olvidarme de que era. de que soy. de que existo. de que se me exige, de que necesito y busco. por un momento solo, quería sentarme frente a el mar, frente a ese gran grito y sentirme vacía. solo eso. que su inmensidad me dejara muda. solo segundos de salir de mí, de observar y callar, dejar que el mar me lavara el cansancio de todo el año, me lavara el miasma por todos los crímenes, solo quería que la oscuridad me arrebatara el rostro, el cuerpo, la misma identidad. para solo estar, estar sin ser por un rato.

madrugada, porque me castigas de esta forma tan cruel.
dios mío, invierno, porque tardas, porque te resistes a vaciarme, porque no puedes ofrecerme esta vez (como siempre, como siempre) un pedazo de inexistencia helada, eterna.

¿no podéis ver que la carne se me está pudriendo, no podéis ver como los ojos se me apagan, como todo me grita 'ríndete' como doy vueltas sobre mí misma hasta marearme, hasta perderme, a caso no puedes ver que me muero de ganas por ser y me mata quedarme en esta pausa eterna, enferma?

don't leave me now
i've been trying too hard


No hay comentarios:

Publicar un comentario