13.11.13

(fugitiva)

yo 
Desaparezco unos instantes en el rumor inventado de un agua que corre tras el verdoso cristal, atrapada en el ronroneante y enfermizo animal. Desaparezco, el verdor imaginario me ciega, las retinas explotan y solo quedan sonidos, olores, se deshacen las memorias en el imposible olvido de la materia, se abstrae la ondulante voz de la poeta, el tirano dolor de cabeza cae envenenado, último acto de traición. La substancia se diluye, solo existe aquello que se ve (y yo no puedo verme la piel, no soy una cara, no soy una expresión, un estado de ánimo). El vacío emerge, llenándolo todo con su plástica calma, que se adhiere a lo largo de las entrañas infimas. El zumbido de lo ajeno se silencia. La callada esencia de lo natural rebosa en lo profundo del espíritu.

(y al fin
al fin todo deja de existir
un poco
tan solo un poco
y por un breve instante
soy tan menuda
liviana
delgada como un rayo de sol
que soy capaz de elevarme
y desintegrar la carne
hasta ser solo
aire)

No hay comentarios:

Publicar un comentario