22.11.13

papeles atropellados

yo 
<<Todo parece escaparse. Tan solo extiendo las manos, manos blancas, uñas sin pintar, dedos pequeños, dos infimas extremidades de niña. Las extiendo y todo ello se imprime un bello segundo, como el recuerdo de un olor, todo ello se imprime un momento y la piel absorve un poco, luego se escapa. Todo parece escaparse. La piel no es suficiente para retenerlo. Siempre he sido especialista en la caída libre. Estoy familiarizada con el abismo. Lo hemos perdido todo ¿lo sabes? ya nunca jamás podremos. Nunca jamás. Puedes apreciarlo un poco el quiebro de la retina, puedes notarlo, la niebla es más densa. Todo cristaliza. Se queda en suspenso. El siniestro suspenso de aquello que solo va a caer. Nunca jamás. Todo parece escaparséme, todo empieza a cobrar algo de sentido y a perderlo a la vez, como si mirara a un espejo y no reconociera la imagen. Soy yo. No lo soy. Algo así. Supongo que el caos se justifica por las heridas del vidrio. No hay las acostumbradas señales, las de las roturas ¿entiendes? estoy mirándome en un espejo absolutamente liso, siento los quiebros dentro, pero no puedo apreciarlos en mí. Soy un nuevo intento de mi misma. Ya no hay candor al observar la fragilidad, no hay fuerza, no hay conexión. La siento desaparecer. No hay intimidad reconfortante, la intimidad, la naturalidad de aquello a lo que no se ha de temer. Simplemente soy ajena, toda mi vida es ajena a la tuya. No quiero que la entiendas, no quiero que digas nada sobre ella, no quiero que la mires, que fingas que te importa. No eres egoista, eres absoluta y profundamente individualista. Desde siempre. Toda una vida gestada de una vez dentro de uno mismo. Es como si jamás hubieras existido, en realidad. Tu soledad es incurable, es un cáncer que te matará. Nunca me han gustado los hospitales, lo sabes. Esta es mi forma de darle algún tipo de fin, esto es un acto egoísta. No dejo que respondas, te veto cualquier implicación en ésta decisión, te impido añadir ese 'Yo' que jamás te resistes a utilizar. Aqui tú no tienes nada que ver. Ésta, querida, es mi vida. Y jamás he sentido que te fusionaras en ella. No sabes ser nada de nadie. Al menos de alguien que esté cerca. Quiero desaparecer, no haber sido nunca y menos contigo. No compartiremos más humo, soñábamos con habitaciones de motel y bares de carretera. No. Creo que soñabamos lo mismo por separado. ¿Lo ves? Esto es lo que haces. Me haces. Pero ya nunca más. Todo parece escapárseme. Pero ya... Yo ya no pretendo retenerlo.
Que corra el agua a través, me deleitará su sonido al desaparecer rio abajo.
confundiéndose.>>

pedazo de papel atropellado en medio de una carretera de otra lengua.
datado del 2 de Mayo de 1949
en el reverso, habían puntos formando una figura.
quizás, una constelación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario